.LA TRIBUNA DE ESPAÑA

Artículos publicados en La Tribuna de España

VOTO UTIL, TONTO INUTIL

Publicado el 2 de Marzo, 2008, 12:57. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Referencias (1)

Ya vuelven con lo mismo: hay que votar lo útil, hay que votar al PP, hay que eliminar a esos partidillos que lo único que hacen es restar votos al que puede ganar. Y se creen que son muy listos diciendo esto.

 

Se creen muy listos, porque su cortedad intelectual les ha hecho olvidar en cuatro años que fue el PP el que puso los cimientos de la actualidad.

 

España se rompe con Zapatero -dicen.

 

Y como esto es verdad indiscutible, se creen que ello purga las culpas del Partido Popular que dio a los separatismos más de lo que les había dado Felipe González. Que en muchos mandatos consecutivos en Galicia, ha criado a la sombra de Fraga el separatismo galleguista que ahora se impone. Que por unos votos, colocó a Piqué -el que no hablaba en español en el parlamento autónomo catalán por no provocar- al frente del PP en Cataluña. El PP que ha aprobado los estatutos valenciano y andaluz, tan separatistas como el catalán que ha denunciado.

 

Zapatero negocia con ETA y desprecia a las víctimas -arguyen.

 

Y ya se han olvidado de las negociaciones de Aznar con los terroristas, de que fue el primero en concederles un estatus inimaginable al llamarlos Movimiento de Liberación Nacional Vasco. Se olvidan de que también para el PP los asesinados por ETA eran el precio de la democracia, y hasta que empezaron a matar a los suyos -esto es, a los de la casta política, de cualquier color- los muertos eran un simple inconveniente que surgía. Y como saldrá quien me llame mentiroso -porque los que no tienen memoria tampoco tienen vergüenza- aquí está la prueba de lo que digo: gobernando don José María Aznar, y siendo ministro don Mariano Rajoy, ETA asesinó -8 de enero de 1997- al Teniente Coronel don Jesús Agustín Cuesta Abril, sin que los altos poderes del Estado se dignaran tomar nota de ello a los efectos del más leve homenaje ciudadano, con los minutitos de silencio que ya se habían empezado a convocar tiempo atrás.

 

El PP cumplirá la ley del aborto, y derogará el matrimonio de homosexuales -certifican.

 

Y miran para otro lado cuando se les demuestra que doña Esperanza Aguirre subvenciona los abortos por el sencillo método de establecer conciertos con las clínicas abortistas, parta desviar a ellas los casos que la Sanidad Pública -con la vigente Ley en la mano- no acepta. Y pasan de largo cuando Ruiz Gallardón subvenciona el fiestorro de los maricas con el dinero de todos; o casa a sus amiguetes monfloritas, con la bendición de Fraga; o reparte píldoras abortivas a menores de edad sin el conocimiento de sus padres.

 

Y en todos los temas igual. Piensan los del voto útil, los tontos inútiles, que el PP se va a salir del guión preestablecido; del guión que todos -los unos y los otros- llevan 30 años representando. Creen que van a cambiar algo y, por eso, van a votar al PP, y no a esos partidillos.

 

El 6 de octubre si hubo sitio para la Falange, exclamaba una octavilla falangista en aquellas elecciones del 36 en cuyas listas no había sitio para ellos. También entonces el voto útil, el voto tonto, fue para la derecha castrada, sin principios, sin fe, sin valores ni valor.

 

No hubo sitio en febrero del 36 para la Falange, pero bien que lo hubo unos meses después para sacarles las castañas del fuego a los tontos que las habían echado dentro. Bien que hubo sitio para la sangre falangista, la sangre requeté, en los campos que había incendiado el miedo y el voto útil de los tontos, que se echaban la siesta sobre el barril de pólvora cuya mecha avanzaba incontenible.

 

Y estamos en las mismas. No hay sitio para el voto a esos partidillos. Pero luego bien querréis, cabrones, que nos juguemos la vida por vosotros.

 

Pues si de mi depende, votos útiles, tontos inútiles, que os vayan dando.

NO TE PIERDAS:

El índice de la insolencia separatista.

Los incumplidos.

Austeridades y honradeces.

Panem et circenses

 

AES: Rafael López Diéguez.

Debate público en “La Quinta Columna”

 

AVISO ANTIPUBLICITARIO


MEMORIA HISTORICA

Publicado el 29 de Febrero, 2008, 12:19. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Referencias (0)

La Tribuna de España publica un comunicado de La Falange burgalesa, a propósito de las reiteradas agresiones sufridas en las tierras del Cid por los patriotas, a los que los cretinos de nómina llaman fascistas.

Los que alardean de demócratas y tolerantes, -dice el comunicado-  son asesinos en potencia. Su "antifascismo" nunca se sacia, cuando se acaben los que ahora llevan el san benito de "fascistas" buscarán nuevas víctimas. Quizás ese sea el día en que se dediquen a golpear a algún "ciudadano de a pie", a uno cualquiera del rebaño. A ese que cuando oyera de nuestro drama decía "son cosas de chavales o bandas rivales o los unos contra los otros y los otros contra los unos, son jóvenes, ya se les pasará".

Esto, que como bien indica el comunicado, es acontecimiento que no merece la atención de la prensa, cada vez se parece más a aquella lejana -¿lejana?- primavera sangrienta de 1936. Primavera -precursora de la gran hoguera del verano- en la que las órdenes al Ejército eran las de permanecer ciegos, sordos y mudos ante las agresiones. Primavera en que los militares eran acosados por las calles, agredidos, asesinados. ¿Suena lejano, o parece de hoy mismo?

Primavera sangrienta, donde los pistoleros socialistas salían, ensoberbecidos, a la caza del enemigo político. Enemigo que, cuando podía defenderse, era encarcelado y -como ahora se dice- criminalizado.

¿De verdad hay alguien que no vea cómo se repite la Historia? ¿De verdad estamos tan rodeados de necios como para creer que la solución depende de las papeletas para el PP? ¿De verdad no ven en el señor Rajoy una réplica -mal copiada- de aquél Gil Robles que iba a por los 300?

¿De verdad hay alguien que no vea en este PP que guarda la ropa aunque no se atreva siquiera a nadar, una desvaída y acojonada reedición de aquella insulsa CEDA? ¿Y hay quien aún no vea en este PSOE una copia envilecida de aquél? ¿Hay quien no vea en la persecución a la religión y a la moral más elemental el prólogo a lo que cualquier día volverán a hacer; a lo que ya -de forma más ocultona- están haciendo?

¿De verdad no se adivina el momento en que los chequistas vuelvan a asesinar a mansalva?  Y no ya a los que estamos marcados como fascistas, sino a cualquier desgraciado al que hayan sorprendido yendo a Misa; que se haya escandalizado en público por los cientos de miles de personas asesinadas en los vientres de sus putas madres; que se hayan permitido llamar sinvergüenza a Rodríguez, el gran Z; o a Bermejo el rojo, el del cuartillo de millón en reformas de su pisito; o haya mandado a la mierda a los titiriteros estafadores de subvención y tente tieso... ¿Es que no se huele ya el humo de los incendios en cada esquina, no refulge el acero en cada callejuela, no se anticipa el olor de la pólvora?

Mi camarada y amigo Arturo Robsy dice que no; que la Historia no se repite, que lo que se repiten son los tontos:

El tonto, el imprudente, el irreflexivo, el iracundo, el avaro, el espeso, son de repetición. Siempre los ha habido, como los orangutanes. Y si la historia parece repetirse es porque acaba en manos de personas muy semejantes a las que la protagonizaron a lo largo de los siglos. El buen gobernante trae buenos tiempos; y el malo, malos, y ese es todo el secreto, una vez que se acepta que esos tipos de repetición alumbran ideas repetidas, aunque convencidos de su genial novedad.

Sea lo que sea, el hecho es que vamos, indudablemente, de cabeza a repetir -acaso más dilatada en el tiempo, porque ahora ni siquiera los rojos son rojos más que a la hora de emborracharse y copular- la primavera sangrienta, la gran hoguera purificadora.

Los moderados, los papanatas, despertarán de su modorra ante el asombro de los paredones y las fosas comunes. Y de nosotros, los que quedemos por el camino, sabremos por qué, y los que triunfen volverán a ver el sol.

El índice de la insolencia separatista.

Los incumplidos.

Austeridades y honradeces.

 

AVISO ANTIPUBLICITARIO


LOS "CHORIZOS" ESPAÑOLES

Publicado el 22 de Enero, 2008, 18:03. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Referencias (0)

Parece ser -lo cuentan Libertad Digital y La Tribuna de España- que en un registro civil, hace muchos, muchos años, se cometió un error. El de inscribir, como si fuera un ser humano, a un ente al que llamaron Joan Oliver.

He aquí que ese ente ha aprendido a farfullar, y entre los gruñidos propios de su condición gorrina, se le ha entendido algo parecido a esto: "valoremos un poco la competencia técnica, la inteligencia, el trabajo y el esfuerzo, porque los españoles son españoles y son chorizos, por el hecho de ser españoles, desde mi humilde punto de vista".

Su punto de vista -que no es humilde, sino ínfimo- es el normal entre los puercos de su cochiquera: los que se inventaron el catalanismo separatista para obtener de los Gobiernos de España la protección arancelaria que los burgueses ansiaban.

Hace algo más de un siglo, los separatistas se inventaron un cuento con el que enmascarar la realidad: la codicia de los capitalistas, recluídos en la región catalana tras la pérdida de Cuba para explotar a los trabajadores de las industrias textiles. Y ese mismo cuento les vale ahora -distintos puercos, iguales intereses- para explotar con su aldeanismo cultural y lingüístico a los pobres idiotizados que han caído bajo la bota estalinista del separatismo; idiotas que estarán atados al capitalismo burgués nacionalista, porque ni siquiera tendrán un idioma que les permita conseguir trabajo fuera de sus aldeas.

A ver, Juanillo, quien es aquí el chorizo. ¿Lo serán, por ventura, los que chantajean a los Gobiernos nacionales y los que roban el futuro a sus administrados?

Dada la patente gilipollez del fulano en cuestión, es más que probable que no tenga la menor idea del párrafo que sigue:

«De pronto se destacó de un grupo un muchacho entusiasta que ignorando la región a que pertenecía un atavío, se lo preguntó a la linda joven que lo llevaba, y ésta respondió que era de Extremadura». -«¡Ah, la tierra de los chorizos!», dijo el chusco, no sin tono de sorna; y ella contestó con garbo: «y de los conquistadores». La propia protagonista, María Victoria Burgos, me confirmó la historieta.

Esto ocurrió en uno de los viajes de la Sección Femenina por América, y lo cuenta Rafael García Serrano en Bailando hasta la Cruz del Sur.

¡Aplícate el cuento, Joanito!


LA FAMILIA PROGRE

Publicado el 3 de Enero, 2008, 13:26. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Referencias (0)

Familia progre es como deberá dominarse a la patrocinada por los cretinos indecorosos, en contraposición a la familia tradicional, que defendemos las personas decentes.

Pues bien, ayer todos los gilipollas de guardia del socialismo blenorrágico, del ectoplásmico comunismo fallecido el siglo pasado, de la progresía cutre y casposa, todos ellos perfectos snobs (esto es, sine nobilitate, sin nobleza, pero en este caso no de la hereditaria, sino de la personal), alzaron su empalagosa cretinez melíflua para arremeter -no puede decirse embestir, porque este acto exige cierta bravura- contra los millones de personas que el pasado día 30 de diciembre pusieron en solfa la llamada política del supuesto Gobierno del presunto señor Rodríguez.

Porque la familia progre de Rodríguez es la de los maricas y tortilleras; la de la educación para que la ciudadanía haga lo que le salga de las gónadas, preferentemente votar socialista entre porro y porro, y entre polvo y polvo. Cambiando -evidentemente- de porro y de polvo en cada ocasión, porque el porro se gasta, y todo lo que sea copular dos fines de semana seguidos con el mismo o la misma es anticuado.

Es la familia donde los padres -o progenitores A y B, o C, o D- ven perfectamente normal, moderno y progresista, que sus retoños se emborachen como cosacos cada fin de semana -o entre semana- no se nos vayan a traumatizar, pobres. La familia que considerará normalísimo que -gracias a las drogas y al alcohol- los nenes y nenas les salgan distintos. Esto es, invertidos -y a veces, pervertidos-, como se les ha llamado siempre. Y para los tolerantes de las narices, que sólo toleran lo que les parece bien, recomiendo el artículo de El Mundo, donde se explica científicamente la relación entre alcohol y comportamiento sexual.

Es la familia de las píldoras abortivas del día siguiente -que Ruiz Gallardón distribuye a caño libre, no lo olvidemos-; de los abortos despendolados y gratuitos, gracias a las clínicas-chekas concertadas -entre ellas las de doña Esperanza Aguirre-; es la de los divorcios expres y la de los hijos -o el fiscal, tan discreto a la hora de procesar etarras o hijos de perra separatistas varios- denunciando a los padres si les dan una colleja.

Es la familia -bueno, el arrejuntamiento más o menos permanente para unos meses-, donde la costumbre de hacer cada cual lo que le viene en gana, termina en violencia, agresiones o asesinatos. Porque -y así lo publica Minuto Digital- estos casos de malos tratos se producen mucho más frecuentemente entre gente que no conocieron el régimen anterior.

Bien: pues de esta modélica familia progre cabe esperar lo que ocurre cada vez con mayor frecuencia, y que hoy cuenta 20 Minutos y otros varios periódicos: un recién nacido en el interior de un contenedor de basura en Almería.

Esa es la familia de Rodríguez. Mejor dicho, la que quiere imponer a los demás, porque él personalmente es un marido tan ejemplar que ni siquiera por obligaciones del cargo puede dormir una noche fuera de su residencia conyugal. Esta es la familia progre: la que mata a sus hijos antes de que el embarazo dificulte el cachondeíto finisemanal, o los tira a la basura una vez paridos.


CUENTOS DE NAVIDAD.

Publicado el 18 de Diciembre, 2007, 16:37. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Referencias (1)

El vehículo avanza raudo, devora los metros entre la férrea protección que lo circunda, y los mojones kilométricos parecen haberse devaluado, como si fueran esas monedillas de euro que, dejadas de propina, inciden ferozmente en el aumento de la inflación.

José Luis está contento.

José Luis es un tipo normal: ni alto ni bajo, ni flaco ni gordo. No es feo de solemnidad, pero tampoco es -al paso de la muga central de la cuarentena- un tipo de esos a los que las fans les piden, despepitadas, un hijo suyo. Tiene una cara extraña, difícil; diríase que angulosa, de no tener los ángulos cambiados de sitio. Es un rostro circunflejo, pesadilla de algún arcaico pintor que gustara de hacer sillones que parecieran sillones.

Pero hoy, José Luis está contento. A las doce de la mañana, el tráfico está muy bien. Los 3.000 kilos de cristales y chapa blindada de su cochecito sobrevuelan, más que recorren, el carril vacío de la carretera de La Coruña -("A Coruña", José Luis, no te olvides)- que le acerca a 200 Km/h a su casita.

José Luis no se da cuenta de que, por menos de esa velocidad, podría acabar en la cárcel. Tampoco le importa mucho; él no conduce. No le extrañan las sirenas, las luces azules que destellan en torno suyo. Es algo normal. Tampoco le importa que muchas personas, que deben haber decidido al mismo tiempo detener sus vehículos al margen de la carretera, probablemente para ver mejor el bonito espectáculo de luces y sirenas, muevan los labios de forma casi sincrónica. José Luis no sabe leer en los labios, y aún no lleva intérprete que se lo traduzca.

No le importa nada de eso porque le invade una gozosa alegría. Allí, a su lado, mimosamente colocada sobre el asiento de cuero, en una jaula preciosa, lleva una familia que alegrará su casa en los días previos a las cercanas Navidades. Es un regalo que acaba de conseguir de un gran amigo.

- Menos mal -le había dicho- que ninguna de las cosas que se le ocurrieron a esos retrógrados del Gobierno Autónomo, ha conseguido acabar con esta bendición. Imagínate que han quemado los rastrojos, que han puesto veneno, que se han traído unas máquinas espeluznantes para destruir las madrigueras de estos pobrecitos...

- ¡Qué horror...! ¡Qué poco talante...! Hay todavía mucho fascista en estas tierras, incapaces de dialogar -respondió él.

Y allí los tenía: la parejita, feliz con sus crías. Sonreía, recordando cómo los traviesos animalillos se habían resistido a ser examinados por el veterinario, que al final pudo garantizar las perfectas condiciones sanitarias de la familia, antes de introducirla en la amplia jaula que -ni que decir tiene- cumplía todas las condiciones requeridas para el transporte de animales.

- ¡Qué sorpresa les voy a dar a las niñas...! -sonreía, en la soledad de su habitáculo, José Luis.

Porque las niñas volverían a casa por Navidad, desde aquél lejano Londres donde las había puesto a salvo de la LOGSE y de la Ministra de Educación.

- ¿Cómo diablos se llama la Ministra de Educación? -pensó- Se lo tendré que preguntar a Mari Tere, que sabe tanto. Bueno, el caso es que las pobres vendrán hartas de tanto rosbeef, y de tanto plum-cake, y esto les devolverá el gusto gastronómico de estepaís.

Sonreía José Luis con las volteretas y los juegos de la familia que llevaba a su chalecito para alegrar las Fiestas del Solsticio de Invierno.

- Tengo que mandar una felicitación solsticial al chico ese, por tan gran idea -se dijo- Y a los ecologistas que consiguieron dar largas a las brutalidades que querían hacer esos fascistas de Castilla la Vieja... (Castilla-León, José Luis; Castilla-León, acostúmbrate, no se te vaya a escapar en público y la tengamos...)

Comprendía que su amigo no le hubiese podido conseguir una familia más numerosa. Sólo viajaban a su lado los padres y dos crías. El resto de los retoños habían sido separados unos días antes, y llevarían la felicidad a otras familias. Incluso a alguna familia modesta que aun tuviera algo que empeñar, porque su amigo era un hombre comprometido y solidario, y lo mismo le vendía a unos que a otros, siempre que pudieran pagar el elevado precio que la demanda había otorgado a aquél raro manjar.

Pero José Luis confiaba en que las crías, en los días que aun faltaban, engordasen lo suficiente para satisfacer el apetito de sus niñas. Con el saco de trigo que le había regalado su amiga Cristina Fernández bastaría. Todo se había hecho en el más riguroso secreto, porque el precedente del envío de trigo desde la Argentina estaba muy mal visto; pero al final había llegado, en vuelo charter con escala en Cuba, donde el secreto estaba a salvo con el amigo Fidel, que pese a su locuacidad era mucho más discreto que Hugo. Desde Cuba, el avión había conseguido llegar hasta Canarias, aunque para ello le hubieran tenido que instalar unos depósitos de combustible adicionales que debían haber costado un riñón. (¡Ay, unos riñones al jerez...!) Pero eso era un gasto reservado, y si los pilotos se habían jugado la vida, para eso cobraban. (Todo por estepaís, ¿no?) Y desde que el avión aterrizó, casi planeando, en Fuerteventura, estuvo permanentemente escoltado por los miembros más cualificados de la UME, hasta que el tesoro -¡un saco de trigo enterito!- llegó a la base de Torrejón en un hidroavión de los que su Unidad Militar de Emergencia tenía para la extinción de incendios, para despistar mejor.

Lo malo era que su señora no comprendía el plan. Se empeñaba en que, con aquél saco de trigo, se podían hacer unas galletitas; algún bizcocho, incluso algo de pan. Hasta se había empeñado en llamar a unas monjitas leonesas para pedirles una receta -facilita, porque aquél tesoro no se podía dejar a la vista de los cocineros y tendría que elaborarlo ella misma- para hacer unos mantecados y polvorones.

-Deberías pedirle a Rodríguez Ibarra un par de kilos de bellotas. No es lo mismo que la almendra, pero algo se podrá hacer -le había exigido, sin darse cuenta de que aquél compañero era un tocapelotas y un pijotero y un lenguaraz, y podría poner en peligro toda la operación.

"Operación Cena del Solsticio", la había llamado. Y había logrado esconder el saco de trigo, a costa de prometerle a su distinguida señora que se lo llevaba a la bodeguilla para molerlo mejor, en la soledad carismática que aún perduraba, como efluvios de Felipe Capullo.

-(¡Que no, José Luis! Que Capullo no era el apellido, sino lo que le llamaban las fans enloquecidas que le pedían un hijo suyo, acaso previendo que el futuro era de los hijos de puta...)

Pero su señora, tan deportista y con una voz tan bien modulada, aún conservaba los prejuicios pequeño burgueses y no acababa de comprender los nuevos modos de la economía socialista. No se podía desperdiciar aquél tesoro argentino, transportado con tanto riesgo y tanto secreto. Tenía un fin predeterminado, estudiado al detalle, era parte de un plan genial y no podía desviarse a otro destino. Porque aquél saco garantizaba, con su grano nutricio, el engorde de la familia de topillos castellano-leoneses que acababa de adquirir su amigo de estraperlo, y que constituirían el plato fuerte de la cena que los fascistas llamaban aun de Nochebuena.

***

 

- ... puede sacarse de la chistera los conejos que quiera acompañando nuevas medidas; ha tenido la oportunidad durante cuatro años y la ha dilapidado y despilfarrado y terminamos la Legislatura entre nuevas promesas, campañas de propaganda y publicidad...

***

José Luis se despierta sobresaltado. No por las palabras que le han devuelto al Olimpo de los padres de estepaís, que es otra de las arremetidas torpes del fulano Acebes, tan previsible que le suele provocar -como así ha ocurrido- un profundo sueño, sino por lo que estaba soñando en su particular Limbo de los topillos.

Se pone pálido; tanto, que la solícita Mari Tere le pregunta si quiere una tilita, suponiendo que el estado de agitación de José Luis obedece a los ataques de la oposición. Pero José Luis es hombre de recursos; no en vano lleva cuatro años gobernando sin tener idea de nada, porque con las prisas aún no ha tenido tiempo de que sus asesores le expliquen los misterios de la economía, ni de la política internacional, ni de los problemillas de ETA, para lo que -ya se sabe- bastan dos tardes. José Luis ha estado huyendo hacia delante, a trompicones, saliendo de un charco para meterse en otro, y no va a arredrarse ahora porque las cuentas de la gente no cuadren con las de sus ministros.

-Este botarate me acaba de dar una gran idea -le sopla por lo bajo a Mari Tere, aun sobresaltado por el sueño que ha tenido, pero dándole la vuelta con su habilidad característica-: que mañana salga alguien del Gobierno diciendo que estas Navidades, para evitar la carestía, lo que hay que hacer es comer conejo.

Mari Tere no pregunta. Pone su habitual cara de oler excrementos, pero no pregunta. El gran oráculo ha hablado y ella, sumisa fémina de su harem (político, se entiende), cumplirá el deseo del nuevo dios.

-Así se hará, mi señor -responde con arrobo.

-Lo malo -piensa José Luis, que ya se ha despertado del todo- es que voy a tener que despellejarle el conejo a Sonsoles.


EL TRAIDOR NO ES NECESARIO...

Publicado el 15 de Diciembre, 2007, 18:54. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Referencias (0)

 

Sin duda como penitencia por mis muchos pecados, he caído en la autoflagelación de echar un vistazo a eso que llaman "El público"; cosita que, a fe, hace honor a su nombre. Y al de las madres de quienes lo hacen.

 

No obstante esperarme lo peor, lo cierto es que he estado a punto de desjarretarme de risa. Recuerdan a aquellos "umedos" -no de agua, acaso sí de vino-,  de la Unión Militar Democrática; esto es, la UMD, que se quejan de no haber recibido los loores y honores que -en su opinión, evidentemente- merecían.

 

A pesar de haber sido olvidados -tampoco es que hicieran nada digno de recordarse-, no ejercen la modestia en exceso. Declaran que tenían "acojonados" a "esos guardianes de las esencias puras, rancias, de la dictadura". Ahí es nada, tener acojonado a -por ejemplo- Miláns del Bosch, González del Yerro, Pita da Veiga... Y que por eso, sufrieron "expulsiones del Ejército, juicios en tribunales de honor, arrestos menores, destinos forzosos, negativas de ascenso..."

La verdad, si se compara con el arresto del Teniente General Mena -simplemente por leer un artículo de la Constitución vigente-, o lo del Capitán de Infantería D. Roberto González Calderón Jefe de la 1ª Compañía de la Iª Bandera "Cte. Franco" del Tercio Gran Capitán 1º de la Legión, por solidarizarse con él, lo que a estos úmedos les pasó es lo menos que les podía pasar. En cualquier país serio, a los mojados les hubieran caído unas decenas de años de prisión. Pero en el Ejército de Franco -como dicen ellos- lo que hicieron fue meterles ligeros paquetes con ánimo correctivo y -viendo que no eran corregibles- ponerles de patitas en la calle.

 

Los mojadillos tal vez esperaban ser los artífices de una "revolución de los claveles" española -estos liberales sociatas siempre están copiando- y subir a los altares de la memocracia. Y de la poltrona. Pero los tiempos no estaban para estas mojigangas, y fueron los mismos franquistas -incluido el "Guti", generalito resabiado que, como dijo Ángel Palomino, quiso cobrarse la factura que años antes escribiera el capitán cabreado- los que dieron la vuelta a la tortilla para seguir medrando, y la revolución de claveles se les quedó en arrejunte de capullos.

 

Así es que los pobres úmedos -no de agua, sino de morapio, acaso de chinchón- se sienten abandonados, olvidados, sin recibir la recompensa que buscaban intentando poner el Ejército al servicio de los intereses de partido en lugar de al servicio de la Patria. Como parece ser que les dijo el general romano a Audax, Ditalcón y Minuros tras asesinar a Viriato, "el traidor no es necesario siendo la traición pasada".

 

Y si no lo dijo, debió haberlo dicho.


CULPABLES Y COMPLICES.

Publicado el 1 de Diciembre, 2007, 16:37. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Referencias (0)

Los culpables, sabemos todos quienes son: los de siempre; los asesinos etarras. Esos son los culpables directos, los asesinos que han puesto sus manos en la sangre española.

Para ellos, no hay ya casi nada que decir. Cumplimiento de la Ley sin mirar si es buena la oportunidad política; cumplimiento íntegro de las penas, sin favoritismos coyunturales. Procesamiento inmediato de todos los que apoyen al terrorismo de cualquier forma. Desmantelamiento inmediato de la guerrilla urbana, de las redes de financiación y propaganda.

Pero es igual de urgente y necesario acabar con todos los que, por ineptitud, por necedad, por cobardía o por bastardos intereses políticos, salen rápidamente al ruedo a intoxicar, a enmascarar la verdad, a falsificar la realidad.

Así, los que han dicho -doña Rosa Díez, por ejemplo- que los etarras son "fascistas" y no se van a convertir a la democracia.

Pues mire, doña Rosa, no. Fascista, en su lenguaje de tópico necio, de receta publicitaria, de boba sociata; fascista, en su lenguaje sin contenido, vacío y estúpido, soy yo. Los etarras son marxistas. Los etarras son socialistas. Como usted, señora Díez. Los etarras fueron sus amigos en Munich, cuando a usted, señora Díez, le parecía bien que se matara a los guardias civiles y a los policías de España porque no gobernaba su partido. Y si usted, doña Rosa, es de las que se subió al carro -como la inmensa mayoría de los sociatas- ya en marcha, me da lo mismo, porque usted, con su adhesión, reafirmó lo hecho anteriormente. Cuando esperaban que los etarras derribaran a Franco y les pusieran a ustedes.

Usted, señora Díez, evidentemente no es fascista. Ni es nada de nada, mas que una cobarde que, aunque se opusiera a la internacionalización de la negociación con ETA, se fue al baño a la hora de votar en aquella sesión del Parlamento Europeo.

El fascista -soy nacionalsindicalista, pero se lo digo así para que en su cortedad pueda entenderme- soy yo. Los etarras son asesinos, marxistas y separatistas. Y usted, tonta. Y cómplice.

También hay quien ha dicho que ETA mata como puede y cuando puede. Nada más falso. Eta mata cuando quiere, donde quiere y como quiere. Eta mata con total facilidad, porque tiene la ayuda cómplice de las Instituciones cobardes, de los que miran hacia otro lado; de los que desde el sillón oficial se acojonan y ceden; de los que viven en el limbo de los tontos. Hablando claro: tienen la complicidad, activa o pasiva, de los ayuntamientos de Vascongadas dominados por PNV, PSOE, IU y batasunos o herederos -ANV, PCTV-; tienen la complicidad de los alcaldes  cobardes -Odón Elorza y clones similares-; del mismísimo Presidente del Gobierno, Rodríguez el rojo.

ETA mata como quiere, porque el Gobierno se lo permite. Así de fácil. "Eta no conseguirá nada con la violencia", ha dicho Rodríguez, el rojo. Y lo dice como si no hubiera estado negociando con ETA desde que estaba en la oposición; como si no hubiera mantenido la negociación con ETA, sabiendo cual era el precio -independencia y entrega de Navarra maniatada- incluso despues del doble asesinato  de la T-4 de Barajas; como si no siguiera negociando con ETA o, por lo menos, queriendo mantener la puerta abierta según demostró la pasada semana en el Congreso; como si no hubiera tolerado la guerrilla urbana durante toda la llamada tregua; como si no hubiese llevado en volandas a los ayuntamientos de Vascongadas a los terroristas de ANV; como si no hubiera mimado y cuidado como si fuese su propio hijo al hijo de puta de Otegui y al idem de lienzo de De Juana Chaos. ETA mata cuando quiere, porque el cabrón de Ibarreche sigue presto a recoger las nueces cuando los asesinos mueven el árbol.

Y todos ellos siguen ahí, facilitando, promocionando, promoviendo los asesinatos etarras, porque hay muchos millones de borregos a los que sólo les importa el pesebre que hoy tienen las manos manchadas de sangre, aunque en su necedad no lleguen a entenderlo.

En vuestras manos, votantes que mantenéis en el Gobierno a los que negocian con los asesinos, está la sangre de Raúl Centeno Payón, caído por España, la de Fernando Trapero Blázquez, que gracias a Dios aún puede luchar contra la muerte.


NI PERSONAL, NI PROFESIONAL

Publicado el 24 de Noviembre, 2007, 19:22. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Comentarios (2) | Referencias (0)

Así define -ni personal, ni profesional- un fulano que dice llamarse Félix Martínez un blog donde publica gratuitamente las cagadas que en El Mundo quieren cobrar. O acaso, ocultar.

Hace bien en definirlo así: este individuo ni es persona ni -mucho menos- un profesional de nada. Acaso de la histeria, la mentira y el odio ignorante. Otro de los animalillos de compañía del Pedrojota, en definitiva. Pero uno al que sólo deja graznar en la edición catalana, al parecer, porque en aquellas queridas tierras, gracias al señor Pujol -del cual el fulano Martínez hace encendida loa, llegando a definirle como luchador antifranquista, menuda empanada tiene el mozo, o menuda cara dura para aprovechar el tirón y tratar de vender, aunque sea a peso, un librillo que sobre ese personaje parece que escribió- abundan los ignorantes de la Historia y aún más los adoradores de las historietas. Por ejemplo, el que dice llamarse Félix Martínez.

Se inventa -acaso quería deletrear un guión de cómic como el que ilustra su cabecera- que Blas Piñar fue el organizador de los atentados del Batallón Vasco Español, al que hace responsable del asesinato de los abogados -supuestamente laboralistas- de la calle Atocha. Y como consecuencia de su cogorza, maldice de que Blas Piñar siga vivo y le desea una muerte lenta y dolorosa.

Bueno, Felisín: esto te retrata y me libera. A partir de este punto, queda claro que ninguna atadura moral me obliga a tratarte como persona, y puedo libremente decir que yo, en cambio, no te deseo una muerte lenta ni dolorosa. Con que te muerdas la lengua y la pluma -en ambos sentidos- me doy por satisfecho.


"Es desgraciadamente cierto, vencieron, pero como les recordara Unamuno no convencieron más que a los que compartían con ellos la condición de criminales y de asesinos, los psicópatas que disfrutaban componiendo los comandos que, de noche, subían a sus automóviles cargados de armas para secuestrar a cualquiera cuya existencia les ofendiera para hacerlos formar en las tapias de los cementerios y disparar para arrebatarles lo único que les había quedado, una penosa vida bajo el yugo del criminal Franco"


Joder, Felisillo; a tí te han contado la Historia, pero en tu necedad has cambiado los protagonistas. Lo que describes ocurrió, ya lo creo que ocurrió. Pero eran los tuyos, los que al final perdisteis la guerra, los que lo hacían. Probablemente por eso perdieron la guerra: porque los tuyos eran tan cobardes, que en vez de irse a luchar al frente, cara a cara, como hombres, se dedicaban a la caza de cualquiera que les resultara antipático. Que no eran fascistas, tontillo; que eran pobres gentes que nunca se habían metido en nada, pero tenían vergüenza. Aunque, bien visto, tener vergüenza y comportarse como un ser humano es mas que suficiente para que los tuyos -Felisín, lameculos- no puedan tolerar su existencia.

Aunque en tu blog "Perros negros" dices tener 39 años -esos, para un perro, son demasiados; ve cuidándote, chihuahua, no te alteres y, sobre todo, deja el alcohol y la coca, que te sientan mal-, afirmas que "no deberían poner a prueba la paciencia de los que acumulamos más de 70 años de ansias de justicia."

Mira, idiota: si en este sistema hubiera justicia, tu estarías en la cárcel, cabrón, porque tu última frase cae de lleno en la apología de los crímenes contra la humanidad: "Toda España debió ser Paracuellos".

Menos mal que, después de contar otra historieta de tebeo sobre un camarero que como era buena persona no degolló a un Gobernador Civil, das la clave de todo: "Pero a los hombres buenos los estamos enterrando y entre su prole, la siguiente generación, hay un número suficiente de hijos de puta que sí habría dado al cuchillo el uso que debió tener."

Tú mismo te lo dices. Y es en lo único que aciertas.







MILLONES DE MONOS Y UN MARTIN PRIETO.

Publicado el 21 de Noviembre, 2007, 16:42. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Referencias (0)

Antonio Izquierdo, en uno de sus libros, comentaba una teoría que supone que si millones de monos aporrearan, durante millones de años, millones de máquinas de escribir, al final alguno de ellos conseguiría un soneto a la altura de Shakesperare. La teoría era propuesta por un anglófono, y de ahí que no pusiera como ejemplo a Garcilaso, a Lope, a Cervantes, a Quevedo o, más recientemente, al monumental poeta cubano José Angel Buesa.

Quien tenga el mal gusto de leer eso que llaman El Mundo -que hace años llevaba como coletilla "del siglo XXI", no se si ahora ya se han dado cuenta de que, todo lo más, se quedan en el XIX fernandino y marrullero- habrá podido comprobar esa teoría de los monos. Nada comparable, por supuesto, a Lope, ni a Quevedo, ni siquiera a Shakespeare, pero un macaco ha conseguido escribir unas líneas que el corrector ortográfico y gramatical (la industria informática hace maravillas, y a cualquier iletrado le hace parecer escritor) han dejado relativamente legibles. La joya, en el papelín del 19 de noviembre la tienen. El nombre del simio -al menos el que propala- Martín Prieto.

Tampoco es tan extraño. Hace poco falleció una chimpancé que había aprendido algo del lenguaje de signos que usan los sordomudos. No existe relación probada entre el óbito y el esfuerzo del aprendizaje, de modo que el simio que ha logrado hilvanar unas líneas aporreando teclas no debe temer por su salud física. Tampoco por la mental, porque difícilmente se puede enfermar de lo que no se tiene.

Al chimpancé Martín Prieto, en cambio, le falla el reloj y el calendario. Se le ha parado en los años 30, ó 70, del siglo XX, y se dedica a estas alturas del XXI a alancear difuntos que llevan en los luceros setenta años o cuando menos 30. O tal vez no le falla el reloj, ni el calendario, sino la hombría. Se lo digo en un tono comprensible para su prehomínida cortedad: es un cobarde.

Aunque bien pudiera ser que el simio Martín Prieto no sea un cavernícola, ni un débil testiculínico; tal vez sólo es un sarasa acomplejado, marcado por el imposible de la atracción hacia alguien tan lejano, tan alto, tan inalcanzable, que vomita su bilis como contrapartida de la decepción. Ya se sabe: las uvas verdes de la zorra que no alcanza el anhelado racimo.

Me explico, porque aunque los habituales que pueda tener me estén comprendiendo perfectamente, el monicaco Martín Prieto no llega al nivel necesario; se queda cortito, es de la misma escuela de gilipollas que el Pepiño y otros trogloditas. Hasta pudo hacer un cursillo acelerado de difamación y mentirología con el difunto Umbral, tan hijoputa.

El macaco que dice tener apellidos -por lo visto, en los registros civiles ya anotan cualquier cosa-, y se apoda Martín Prieto, llama a José Antonio "hijo de dictador, homosexual en el armario".

Evidentemente, alguien le ha ido al necio con el chisme de que D. Miguél Primo de Rivera fue Dictador; si  no, lo ignoraría como ignora que José Antonio no está enterrado junto a Franco "tras el altar de la Basílica de Culgamuros", sino que está sepultado delante.

Alguien le ha contado el chisme, y como vieja chismosa -cotorra de envidia verde, repetitivo loro-, Martín Prieto, bilis con patas, lo repite. Pues si, José Antonio fue hijo de Dictador. Pero no fue hijo de puta.

Seguro que esto que dice llamarse Martín Prieto -lo del Registro Civil, de verdad, es procupante- presume de tolerante, de comprensivo, de moderno. Seguro que no le dice a Zerolo que es un mariconazo de mierda, y menos aún a ese tal Boris Izaguirre que me aseguran que vive de mostrar  la popa en televisión. Seguro que si yo se lo llamo a alguno de estos, el ente autodefinido como Martín Prieto me tilda de homófobo, si es que sabe pronunciar esa palabra. Pero a José Antonio lo considera "homosexual en el armario". Y lo vomita como descalificación, como insulto.

Se te ve la envidia. Se te huele el deseo loco de un amor imposible. Salta el despecho desde la tinta de tu panfleto, y la rabia por no haber tenido posibilidad de acercarte, probón como toro manso, hasta que él se hubiera apartado de tí con asco. Porque ni siquiera él, José Antonio, con su desbordante virilidad de señor, hubiera podido enmendar a un señorito mariquita como tú.

Es fácil mentir, ¿verdad, cobarde, marica probón y marrajo? Ya os encargáis los de tu cuerda de que nadie sepa la verdad. Ni la ajena, ni la vuestra, tan tristemente sombría.

A José Antonio no le condenó un tribunal regular, porque ninguna ley dictaminaba que los tribunales estuviesen formados por miembros de los partidos políticos y por esa condición expresamente. A José Antonio le condenó un tribunal revolucionario que, por definición, nunca puede ser regular.

Y le condenó por un delito imposible: por rebelión contra la República en una fecha en que ya llevaba encarcelado varios meses. ¿Cómo puede uno rebelarse contra el Estado desde una prisión de ese Estado? ¿Quienes fueron sus cómplices en la cárcel, en los tribunales, en el Ministerio de Justicia o de -entonces- Gobernación? Evidentemente, si José Antonio cometió un delito de rebelión, en el mismo banquillo deberían haberse sentado los ministros del Frente Popular.

No, mamoncillo; a José Antonio le juzgó un tribunal de políticos, y como tales no les recusó. Sabía que era un proceso político, y por eso -a los políticos que formaban el tribunal- les ofreció la mediación para que las dos Españas en liza pudieran llegar a entenderse.

Franco -dice el australopiteco- hubiera hecho que una "bala perdida" acabara con José Antonio si este hubiese llegado a la zona española desde el virreinato soviético, lo mismo que -insinúa el cuatezón- provocó el accidente de Sanjurjo. Franco -sentencia Martín Prieto- despreciaba el fracaso.

Sobre todo, el fracaso del cobarde que no lucha, que no se la juega, que no da la cara o se parapeta en 30 ó 70 años de eternidad para insultar difuntos. El fracaso del homínido que no consigue bajarse del árbol, y allí permanece hasta su muerte, haciendo cabriolas con el rabo. Vamos, dicho para tontos -para que me entiendas, Martín Prieto-: a los prehomínidos como tú, que empezaste siendo lamebotas en la Prensa del Movimiento para irte -ya muerto Franco, claro- a El País, de donde pasaste a enterrador de Diario 16 para terminar en la covacha de la más cerril derecha, El Mundo troglodítico, que ni siquiera siente vergüenza de presentar tu historial de fracasado purulento y bilioso.

Decía ayer mi camarada Arturo Robsy que a este macaco de Martín Prieto el agua del bautismo no le acabó de lavar. ¿No sería, Arturo, que el cura fué mas exigente que el funcionario del Registro Civil, y se negó a bautizarlo porque aquello no era un ser humano?


EL LUCERO MAS ALTO

Publicado el 20 de Noviembre, 2007, 16:52. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Comentarios (2) | Referencias (0)

Ya sé, camarada, que la muerte es un acto de servicio. Tu mismo así nos lo enseñaste, no sólo con la palabra -aguda y elegante- sino con lo único que puede dar contenido a unas frases que, por sí mismas, no valdrían nada: el ejemplo.

Tu entregaste tu vida, -preciosa para la Patria— sin rebeldías ante el destino; pero también sin esa postura romántica -que tanto te desagradaba— de fanfarronada última: de quemar la vida como un castillo de fuegos artificiales en holocausto a la vanidad.

Como ves, utilizo tus mismas palabras. Nadie ha conseguido aun -ni lo logrará nunca- mejorar tus soberbias lecciones de metafísica.

Alguien creerá -cegado por la estupidez propia de nuestros días- que la metafísica es sólo una palabra hueca que no sirve mas que para llenar cabezas jóvenes de ideas absurdas. Igual que aquellos que te acusaban de hacer morir a tus muchachos por vender ideas platónicas a veinte céntimos.

Ellos, en su cerrilismo, nunca podrán comprender que nada que sea eterno y difícil se puede hacer a máquina; y que la metafísica es, precisamente, lo contrapuesto a la máquina. Nunca podrán comprender que metafísica es todo aquello que está mas allá de lo físico, y -por tanto— lo único que no ata, porque eleva. Nunca entenderán que "el corazón tiene sus razones que la razón no entiende. Pero también la inteligencia tiene su manera de amar, como acaso no sabe el corazón."

No. Ellos sólo entienden de lo próximo, lo material, lo que se puede contar y palpar. Es el triunfo de la cantidad, de la masa.

Ya no se habla de rosas, sol y primavera; sino de papeletas, votos y porcentajes. La sagrada unidad de España ha vuelto a jugarse a la lotería de las urnas, y los duendes de cada aldea -bajo sus hongos raquíticos- han vencido, momentáneamente, al destino universal de España.

Pero tampoco saben ellos que los hongos son producto pasajero y fugaz de un chaparrón, en tanto que los luceros llevan brillando en el cielo miles de años. Que los hongos nacen de la tierra y a ella vuelven, mientras que el firmamento con templa -inmutable a nuestra pequeñez- la locura de los duendes aldeanos.

Pero no te preocupes. España no ha muerto; sólo duerme, porque hemos abandonado la vigilancia tensa, fervorosa y segura. Ahora estamos pagando el precio de la confianza y la comodidad.

Pero ya se levantan las nuevas legiones que volverán a conquistar España para sí misma, y que no se dejarán arrebatar el triunfo, porque ahora sabemos que no se puede dar tregua al enemigo; que no se puede olvidar; que no se puede  -por inhumano que parezca- perdonar.

La fortaleza, la grandeza de  espíritu llevan al hombre a ser generoso. Pero hemos aprendido que con el enemigo no sirve mas dialéctica que la de los puños y las pistolas, porque nos jugamos -muy a nuestro pesar- la continuidad de España.

En los nuevos tiempos difíciles que se avecinan; que quizá ya han comenzado, volveremos a recobrar para la Patria su fe en un destino universal.

Sabemos que el enemigo es fuerte, poderoso y astuto. Pero no nos importa, porque tenemos confianza en que miles de estrellas -de luceros- nos guiarán con su luz en la noche tenebrosa que nos rodea.

Y sabemos que en el mas alto, aquél que mira desde el punto mas cercano a Dios nuestra debilidad e impotencia, estará el jefe de las escuadras celestiales. Estarás tu, camarada.

José Antonio, ¡Presente!

¡Arriba España!.


MATON COBARDE.

Publicado el 15 de Noviembre, 2007, 18:01. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Referencias (0)


Me había estado resistiendo al comentario, porque la verdad es que un simple ¿Por qué no te callas?, espetado en el colmo de la exasperación ante la verborrea de un loro, no me parecía digno de pasar a la Historia, por más que haya sido una de las cosas más dignas que ha hecho la Casa de Borbón por España desde 1700. Pero, en vista de la actitud del mono venezolano, no me va a quedar mas remedio que decir alguna cosa.

Porque la actitud del mono Chavez se está asemejando mucho a la típica del matoncete de patio de colegio, del matasiete cobarde, que vocifera cuando ya el adversario que le ha dado un sopapo está lejos. Es el típico cobardica que grita "¡soltadme!", por más que nadie lo esté sujetando; el gallina que amenaza con miles de kilómetros por medio.

El mono -lo siento, no llega a gorila ni de coña; si acaso, a tití- clama porque los españoles masacracon a los indígenas valerosísimos. Pero ¿se ha mirado al espejo?. ¿Hace falta mejor prueba que verlo a él y a su amigo Evo -nombre que, por otra parte, justifica cualquier exceso- para darse cuenta de que los indígenas están vivísimos, y algunos de ellos no sólo vivos, sino vivales?

¿Que los españoles expoliamos América? ¿Pero tu sabes, chimpancé, lo que cuesta enseñar una lengua con la que te puedas hacer entender? Vete a una academia de idiomas y pregunta, imbécil, porque gracias a España puedes hoy amodorrar a los pobres venezolanos con tu verborrea insulsa. Claro que, bien visto, haber sido causa de que aprendas un idioma civilizado podría considerarse hasta crimen contra la Humanidad.

¿Tu sabes, prehomínido, lo que cuesta una red de carreteras, de puentes, de caminos por los que tus antepasados pudieran moverse con más libertad de la que tú les concedes hoy? ¿Tu sabes lo que cuesta llevar la Universidad, la imprenta, la Justicia y una religión que no ordene comerse al prójimo?

¿Tu sabes lo que España ha invertido y sigue invirtiendo en América, gilipollas? ¿Tu sabes lo que hacen las empresas españolas hoy en Venezuela? Puesa lo que hacen, es darle trabajo a tus subditos, para que puedan ganarse el pan -cosa que tu, fantoche, no eres capaz de hacer-; lo que hacen es pagarte impuestos, aunque tu y tus monos los dilapidéis, porque tenéis la idea de los señoritos socialistas y queréis compraros una nación para cortijo privado; porque le regaláis la riqueza natural de vuestro país al que os ríe las gracias, y os importa una higa dejar a vuestro pueblo en la miseria.

¿Vas a meter el ojo en las empresas españolas? ¿Cual de ellos? ¿El mejor de los tres, que es donde estás sentado, macaco? ¿No será que lo que quieres meter en las empresas que te permiten extraer el petróleo, comunicarte con tu amigo Fidel, recibir turistas, es la mano?

Por cierto, matoncete cobarde, semisimio, ignorante, bobo: ¿a quien le has robado tú el apellido español que llevas?


EL PEPIÑAZO

Publicado el 1 de Noviembre, 2007, 15:23. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Referencias (0)

Este tío es tonto. Pero tonto de baba, tonto con máster, tonto entre los tontos, tonto máximo, el tonto mayor del reino.

"Tras la sentencia, queda claro que el autor intelectual del engaño masivo a los españoles del 11 de marzo es José María Aznar", ha dicho.

Y se ha quedado tan tranquilo, creyendo el pobre idiota que todos somos tan sumamente tontos como él.

Tu, Pepiño, tontín, eres el Secretario de Organización del PSOE. Desde luego, tu no tienes capacidad intelectual para haber fabricado el engaño masivo a los españoles que tu partido hizo el día 13 de marzo de 2004. Tu no tienes ni un cuarto de kilo de la inteligencia necesaria para organizar aquella movida; para organizar las manifestaciones espontáneas.

Que si, tontín; que las manifestaciones espontáneas se organizan, que te lo digo yo, que he tomado parte en estas cosas porque nunca he sido paniaguado de un partido político del que vivir a cuerpo de rey, como tú; pero si he sido militante de base, y si quieres te explico, imbécil, cómo se organiza una manifestación espontánea.

El 11 de marzo, gilipollas, todos pensábamos que había sido ETA; desde mi jefe, que entró en mi cubil de trabajo demudado e hideputeando todo lo hideputeable, hasta Ibarreche, que se apresuró a condenar a ETA por aquella barbarie. Todo el mundo, menos tu, que estarías todavía durmiéndola, Pepiño, tontín, porque los señoritos socialistas no madrugáis.

Ya ves que de sobra sabemos que no fuiste tu el autor de la organización del golpe de estado del 13-M. Porque golpe de Estado -Pepiñillo, tontolaba- es toda vulneración de la Ley con objeto de conseguir el poder, y vosotros os pasásteis por el forro del capullito de alhelí que usáis de símbolo la Ley electoral. Desde los SMS con teléfonos oficiales, hasta la furiosa carga de vuestras huestes en internet, pasando por vuestros periodistas comprados.

Vosotros sois los que engañásteis masivamente aquellos dos días, con la misma cara dura con que tu compadre RuGALcaba mentía sobre el GAL, en aquella gloriosa época del presidente socialista que sólo se enteraba de las cosas por la prensa.

La sentencia declara que el extraño método de custodia de las pruebas se disculpa por haber dedicado todos los esfuerzos a la identificación de los cadáveres, y eso os parece muy bien. Este es el punto -en la sentencia, igualmente- en que no se sabe a ciencia cierta cual fue el explosivo utilizado, y os acomodáis a que se diga -tres años largos despues- que sería una mezcla. Pero consideráis intolerable que el Gobierno tardara 48 horas en saber quien había cometido la matanza.

Y te diré una cosa: el PP tuvo la responsabilidad de no enterarse de que lo engañaban; de no haber depurado la cúpula directiva de la Policía de los cargos políticos que los Gobiernos socialistas habían nombrado, de los funcionarios que adquirieron el cargo por el carnet. Pero vosotros, tontilocos iluminados, resucitadores de la guerra civil que quéreis ganar en el BOE ya que no tenéis -ni tuvísteis- los cojones de ganarla hace 70 años en los campos de batalla, aprovechásteis la bobaliconería de los populistas para dar un golpe de Estado, echando a la calle a toda la golfancia que se apunta a un bombardeo.

Pero tu, Pepiño, tontín, gilipollas, tranquilo. Nadie te va a acusar de aquello nunca, porque resulta evidente que no das la talla.


"NUESTRA SENTENCIA"

Publicado el 1 de Noviembre, 2007, 13:27. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Referencias (0)

Las declaraciones de doña Pilar Manjón, presidenta de la asociación 11 -M Afectados por el Terrorismo, han dejado las cosas en su sitio: es su sentencia; la sentencia que querían los que estaban empeñados en eximir de toda sombra de culpa a ETA y, por ende, en culpar de la matanza del 11 de marzo de 2004 a la participación de tropas españolas en la postguerra de Iraq.

Se muestra la señora Manjón satisfecha de saber qué explotó -aunque la sentencia afirma que fueron varias clases de explosivo-; se muestra contenta de que «la teoría etarra ha decaído en los hechos probados»; y unicamente le preocupa saber si la sentencia ha "recogido los porqués".

Previamente, lo que preocupaba a la señora Manjón era que a su asociación le hubieran dado el mismo número de pases que a la AVT: «Todas las víctimas para abajo, los peones negros y los conspiradores en la sala, así es como trabaja la justicia».

En fin: que ni siquiera a la hora de conocer una sentencia que -es de suponer- debía resultarle a la par dolorosa y gratificante, la señora Manjón ha olvidado su papel. El papel de acusadora mediática, de fiscal golpista, de comunista que comercia con la sangre de los muertos.

Porque, señora Manjón, su dolor como madre que ha perdido un hijo salvajemente asesinado es comprensible y merece compasión y respeto. Pero -dicho sea, y valga la redundancia, con todos los respetos- es mucho más digno el dolor de mi compañera de trabajo que perdió en los mismos atentados a su sobrina, una cría que marchaba a estudiar, como su hijo. Mucho más digno el dolor de un -hoy quiero llamarle así- amigo, proveedor de artículos de oficina para mi trabajo, que perdió a su hija entre los hierros retorcidos de aquellos trenes.

Su dolor, señora Manjón -que no niego ni discuto- parece más una mercancia: La pobre madre, angustiada y dolorida, que se levanta acusadora -como sombra hamletiana-, pero no para perseguir al culpable, sino al partido político contrario.

Y yo, señora Manjón, que en su día estuve a favor de la guerra de Iraq y di mis razones para ello; que consideré necesario el envío de tropas españolas a la supuesta misión de "mantenimiento de la paz" -como los actuales Afganistan y Líbano, y el pretérito Kosovo-, no voy a defender al Partido Popular, porque es innegable que parte de responsabilidad tuvo, por no haber limpiado las estructuras de mando policiales de individuos más servidores de su partido que del Estado.

Pero, señora Manjón, sus advertencias previas la definen: recurriría la sentencia si no indicaba como responsables a los gobernantes de entonces, por lo de la participación en Iraq.

Usted sabrá, señora Manjón, lo que se siente cuando se hace mercadería política de la sangre del propio hijo.


¡CUÁNTO BORREGO CON DERECHO A VOTO...!

Publicado el 27 de Octubre, 2007, 12:24. en .LA TRIBUNA DE ESPAÑA.
Referencias (0)

Para empezar -aunque en una sociedad normal y sana no sería menester hacerlo- hay que decir que el individuo que insulta y golpea a una mujer, ni es hombre ni es nada: es una vulgar excrecencia humanoide de una sociedad enferma. Es un vulgar australopiteco, cuyo lugar sería el zoológico. Aunque también hay que reconocer que, en esta sociedad de mierda que nos han hecho, acaso decir que un hombre jamás le pondría la mano encima a una mujer sea un síntoma de machismo.

Pero en este caso -desgraciada muestra de cuan bajo podemos caer- hay más de un tema que analizar.

El primero, la inmunda actitud de ese fulano, desecho de una civilización podrida. Un individuo que agrede a una chica verbalmente, sin que medie previamente ninguna provocación es, como poco, un cerdo. Si a continuación la agrede físicamente, es un sinvergüenza, un cobarde, un animal indigno de vivir en sociedad. Esto es así, y no hay quien lo mueva.

Pero la extraordinaria difusión televisiva, que ha convertido el hecho en un acto circense, ha hecho pasar por alto algún detalle. Por ejemplo, que la patada que se observa debió ser simplemente lo que los practicantes de artes marciales llaman "marcar el golpe", porque de habérsela dado de manera efectiva, la pobre chica habría quedado inconsciente como poco. Y tampoco le debe haber dejado las secuelas psicológicas que se pregonan, puesto que la joven no se ha privado de continuar sus salidas nocturnas con sus amigas, según dice la prensa que ha declarado ante el juez.

Esto -quede claro- no quita gravedad al hecho, porque lo repugnante no es que la agresión tenga secuelas -que afortunadamente no parece haberlas tenido graves- sino el simple hecho de que se produzca.

Y más grave aún, que la justificación del bestia irracional sea que estaba borracho y no sabía lo que hacía. ¿Alguien le obligó a emborracharse? ¿Alguien le obligó a tragarse una tortilla de pastillas variadas? No, ¿verdad? Lo hizo por su voluntad y por su gusto. Pues que apechugue con las consecuencias. ¿Es que los borrachos y los drogadictos tienen carta blanca para todo? Pues ya va siendo hora de que dejen de tenerla.

Pero también es hora de que otras cosas se pongan en su sitio. Por ejemplo, hablar de agresión racista. Por lo menos, que los manipuladores de opinión se lean el diccionario de vez en cuando. En este caso, podrá hablarse de xenofobia, pero no de racismo; porque aunque la pixelación de las imágenes de la cámara del tren lo dificulten, en ellas y en otras posteriores -como la que se adjunta, procedente de la prensa- se observa claramente que la chica agredida no es de raza distinta a la del animal agresor. Personalmente conozco a más de una mujer autóctona con el mismo tono de piel y los mismos rasgos que a mi, particularmente, me resultan muy atractivos.

Pero de racismo, nada; y bien harían los inmigrantes de cualquier lugar en no tocar las narices con ese tema, cuando tantos de los suyos se agrupan en asociaciones -pandillas, bandas-, racistas y xenófobas... contra los españoles, de lo cual, para no ser menos, se adjunta muestra fotográfica por gentileza de "Los Invasores".

Cuando hace poco -acaso menos de un mes- han sido detenidos tres o cuatro inmigrantes de orígen hispanoamericano, por haber cometido varias violaciones al grito de "puta española", no me parece que tengan mucho de qué quejarse en el sentido de la xenofobia.

Y, finalmente, queda el tema del borreguismo. Porque ahora, cuando las imágenes han salido en televisión, y todos los periódicos han escrito abundantemente de ello, y todas las radios han prestado sus ondas al asunto, los españoles preguntados se manifiestan partidarios de que el cobarde sinvergüenza sea encarcelado. Y todos -Ministro de Justicia, el autodenominado rojo Bermejo, incluído- arremeten contra los jueces, y contra los fiscales, por no haberlo entrullado, y amenazan con expedientes a los que han aplicado las medidas previstas por la Ley para estos casos.

Este es el quid de la cuestión: la Ley. Yo -como particular- metería a ese cabrón cobarde en la cárcel; y lo llevaría desde el juzgado a la celda a patadas. Pero el juez y el fiscal están sujetos a la Ley. Y las leyes -señores borregos, cándidos bobalicones- la hacen los gobernantes y las aprueban los parlamentarios que ustedes eligen con sus votos cuatrienales.

¿Quien tiene la culpa de que las leyes vigentes favorezcan al criminal, al ladrón, al agresor? La respuesta, a poco que se piense, es obvia. Pero por si algún tonto despistado me lee, se lo diré claro: los gobiernos que han presentado estas leyes al parlamento, y los diputados y senadores que las han aprobado, y los electores que los llevaron al Parlamento.

No soy yo, desde luego, quien defienda a los jueces, y menos aún a los fiscales que actualmente padecemos. Pero cada palo debe aguantar su vela, y en este caso los palos a los que se debe reclamar son los gobiernos de don Felipe González, don José María Aznar y don José Luís Rodríguez Zapatero. Ellos, los que hicieron las leyes y los que no las modificaron al ver los resultados -y los diputados que aprobaron sus idioteces, y los votantes que los eligieron- tienen la responsabilidad de que España sea un lugar donde delinquir es barato, donde todos -inmigrantes y nacionales- estamos vendidos al capricho de cualquier sinvergüenza, de cualquier borracho, de cualquier drogadicto, de cualquier hideputa.

Como hombre, y como español, le pido perdón a esta joven ecuatoriana. Y como hombre y como español, exijo la inmediata reforma de la legislación vigente, para que los animales que van por el mundo avasallando, agrediendo, molestando, insultando, tengan su merecido rápida y contundentemente.

Pero todos, sean nacidos en España o fuera de ella.