SOBRE EL DOS DE MAYO, DE NUEVO

Publicado el 3 de Mayo, 2008, 12:48. en General.
Referencias (0)

Ayer creí oportuno exhumar un relato sobre el Dos de Mayo de Rafael García Serrano que, para mi, es el mejor escritor en lengua española de todos los tiempos. Y cuando el tío de la trompeta deje de soplar el día del Juicio Final, y le pregunten al glorioso Infante de Marina Miguel de Cervantes, opinará lo mismo, seguro.
Este sí que refleja bien lo que fue aquello, y no la versión edulcorada y soplagaitas de la modernidad. Los españoles del 2 de mayo no se levantaron por la libertad ni por la nación moderna; se levantaron por la Patria -que ellos sabían muy bien lo que era, como lo sabían los hijosdalgo y los porquerizos que conquistaron imperios-; se levantaron por dignidad, por honor, por orgullo y por riñones.
Se levantaron por un rey que era un sinvergüenza, un traidor, un cobarde y un hideputa; que fue el peor gobernante que ha tenido España hasta el apocalíptico advenimiento del nietísimo Rodríguez; que asesinó a la mitad de los que le habían dado una Corona que entre su padre y él habían malbaratado ante Napoleón, cosa habitual en la familia Borbón, cuyos descendientes -por vía de madre solamente, según aleccionadora confesión de doña Isabel II, la Isabelona- no dudan en permitir que se escupa -y aún en unirse al corro- sobre la memoria de quien les dio esa misma Corona. Un rey felón, pero que era la representación de España.
De España, no de la libertad -la liberté la traían los franceses en la mochila, junto con el bastón de Mariscal, y los españolitos de a pie se la devolvían en la punta de la navaja cabritera-; de España, no de la solidaridad -la solidaria fraternité viajaba a la grupa de los caballos de Murat, y los españolitos competían fraternal y solidariamente por desjarretarlos-; de España, no de la igualdad ni de la tolerancia, ni de la mariconería generalizada.
De España, y no de las Cortes de Cádiz que los desocupados formarían años después, rellenas con los que preferían -diputados al fin- el chauchau a batirse el cobre en la guerrilla o en las unidades regulares, cien veces deshechas en el campo y ciento una reconstruidas sobre el tambor.
 El pueblo del Dos de Mayo se levantó, en fin, porque eran españoles y no querían dejar de serlo. Porque, creadores del mayor Imperio del mundo, ni los soldados franceses ni los pedantes autóctonos les iban a someter, ni militar ni intelectualmente.
Porque, en definitiva, los españoles -soldados y currutacos, petimetres y manolas, chisperos y burgueses- pensaban como el capitán Velarde:
el mejor ejército del mundo es un español cabreado y con un fusil.
Dios nos lo haga bueno, don Pedro.