SOBRE EL TROMBO "POR VER FUTBOL".

Publicado el 18 de Noviembre, 2007, 12:45. en General.
Referencias (0)

Eso es lo que afirma El País: que, según el presunto médico Ramiro Rivera, el Generalísimo Francisco Franco sufrió la tromboflebitis que padeció en el verano de 1974 por permanecer sentado, viendo los partidos del Mundial, demasiado tiempo.
También comenta el periodiquito que los médicos que atendieron al Generalísimo elaboraron un informe de la enfermedad que entregaron a la familia y a un notario, y que se comprometieron a hacer público cuando sólo quedara vivo uno de ellos. Esto es lo que me lleva a definir como presunto médico al señor Rivera, porque todos sabemos que los diagnósticos y tratamientos son datos confidenciales y él -y al parecer sus colegas difuntos- tenían intención de divulgarlos desde el primer momento.
Se extraña el señor Rivera de que "el hombre con más poder de España" tuviera una habitación deprimente: "Con una televisión en una mesa bajita, con un silloncito bajo. Él estaba en la cama, en una cama muy baja también."
Seguramente este presunto médico -que recuerda que cuando le llamaron para atender a Franco estaba a punto de  comerse unos langostinos que le habían regalado- esperaba encontrarse un lujo asiático y -por seguir los apuntes gastronómicos del señor Rivera- fuentes de marisco por doquier. Por cierto: dudo mucho el interés clínico que pueda tener la dieta del médico, pero pantagrueles siempre ha habido. Y médicos, periodistas y políticos que asocien indefectiblemente el gobernar con todo tipo de lujos, comilonas, despendoles, desmadres, fiestorras y bacanales, también.
En fin, ya saben ustedes: a Franco le dió la flebitis por ver mucho fútbol. Y si esto podía ocurrir entonces, cuando el fútbol televisado era el opio del pueblo pero sólo había dos canales, y aunque se jugara el Mundial sólo se televisaban dos partidos diarios, imagínenese lo que puede ocurrir hoy.
Lo que está comprobado es que ser un chivato hijoputa tragaldabas no produce flebitis.