SOBRE LA RETIRADA DEL RUFIAN.

Publicado el 7 de Septiembre, 2006, 19:44. en General.
Referencias (0)

El individuo al que en su día, sin duda por despiste, un funcionario del Registro Civil inscribió como ser humano con el nombre de José Rubianes.
Este chulo barriobajero, el que insultó a España y a los españoles, el que dijo que nos metiéramos a España por el culo, iba a dirigir una presunta obra en el teatro Español -de titularidad municipal-, con el beneplácito del tonto Ruiz Gallardón.
Como ha visto que no iba a recibir aplausos precisamente, y que acaso saliera del teatro -y de Madrid- corrido a patadas en el escroto, el mierdecilla de Rubianes ha declinado la invitación, dejando patente su calaña moral, que una cosa es insultar por televisión y de lejos, y otra ponerse a tiro de piedra -o de tomate- de los que, a más de lengua, tenemos manos.
Por otra parte, el director del teatro Español, llamado Mario Gas, ha disculpado al hideputa Rubianes afirmando que a veces no se entiende el humor de los humoristas. Sobre todo -me permito añadir- cuando tienen la gracia donde las avispas.
A todo esto, el citado señor Gas ha dicho que el alcalde Ruiz Gallardón no ha tenido nada que ver con la ausencia del cateto Rubianes.
Es decir: que el caracol Rubianes -cornudo, baboso, rastrero y hermafrodita-, no tiene los cojones de los que tanto alardeó para venir a decirlo aquí, en Madrid, donde unos cuantos -muchos- estábamos dispuestos a ir al teatro para aplaudirle en la jeta.
El señor Ruiz Gallardón calla como puta -lo siento, es el dicho- esperando quedar bien con los progres que se siguen cagando en España, y con los pardillos que le siguen votando.
Y el señor Gas, disculpando a su humorista bajo la especie de que no se refería a la España democrática, y que no lo entendemos.
Por mi parte, espero tener ocasión de aplaudir en otro momento al rufián Rubianes. Espero -ansiosamente- que se aproximen las elecciones municipales para comenzar mi propaganda electoral. Y espero que el señor Gas -por decirlo con el humor de Rubianes- se meta el apellido por el culo y se lo explote.