SOBRE EL PLANTE.

Publicado el 1 de Agosto, 2006, 16:21. en General.
Referencias (0)

El protagonizado por el personal que el señor Rodríguez se va a llevar a sus vacaciones, escoltas incluidos, que se negaron durante dos horas a embarcar en el avión de carga destinado a ser su transporte hasta Canarias.
Pensarían los escoltas que, si se fletan dos o tres aviones semanalmente para importar emigrantes ilegales a la Península, bien podrían hacer lo mismo para ellos. Porque, a fin de cuentas, en su buen estado físico y anímico reside la seguridad del señor Presidente.
Y qué decir de los cocineros, de cuyas manos depende no solamente el paladar, sino el buen nombre del señor Presidente como anfitrión.
¿Se imaginan ustedes que, por falta de descanso del personal, por estrés o ansiedad, las viandas del señor Presidente no llegaran a la mesa en su punto cuando tenga invitados?
Quedaría fatal que, por ejemplo, don Evo Morales saliera diciendo que al cabrito de Rodríguez le faltaba un hervor; o que don Hugo Chávez comentase que el cabrito de Rodríguez estaba algo pasado. Quien dice cabrito dice cochinillo, buey, melón, caracol... En fin, ya ustedes se hacen idea.